jueves , 17 enero 2019
Inicio / Noticias / RECOMENDACIONES PARA ESTOS DIAS DE TORMENTA.

RECOMENDACIONES PARA ESTOS DIAS DE TORMENTA.

¿Qué hacer si te pilla la tormenta?

Ahora que empieza el verano es un buen momento para recordar el peligro que conllevan las tormentas y las medidas a tomar cuando realizamos actividades al aire libre. En Cataluña, la actividad de rayos se concentra en verano, según los datos de la Red de Detección de Descargas Eléctricas Atmosféricas (XDDE) del SMC. Durante julio y agosto se registran casi el 50% de los rayos que caen en todo el año; añadiendo junio y septiembre, este porcentaje sube hasta el 85%.En cuanto al número de días de tormenta (registro de un rayo o más), los máximos se concentran en el tercio norte del país, donde llegan a valores de entre 30 y 40 días de tormenta al año. En cambio, en el sector litoral hay de media unos 20-24 días de tormenta.

A continuación se presentan una serie de recomendaciones para evitar situaciones donde hay riesgo de verse afectado por la caída de un rayo. Si bien podemos pensar que este riesgo es reducido, hay que tener presente que los más de 65.000 rayos que caen, de media, cada año en Cataluña no sólo causan problemas eléctricos, incendios y desperfectos, sino que también causan la muerte de personas, por impacto directo o cercano.

Ninguna guía puede pretender conseguir una seguridad absoluta, pero está demostrado que el conocimiento del peligro del rayo y el hecho de seguir una serie de pautas simples de conducta hará reducir sustancialmente el riesgo que conlleva una situación de tormenta.

1. Programa las actividades al aire libre en función del pronóstico meteorológico ¿Estás planificando una actividad al aire libre? ¿Has consultado el pronóstico del tiempo? Infórmate del pronóstico para estar al tanto de si hay un aviso de situación meteorológica de peligro en tu zona. Planifica tu actividad en función del tiempo que se espera y evita exponerte a una tormenta y el peligro que suponen los rayos.

Las actividades al aire libre, en espacios abiertos, son las que más riesgo tienen cuando llega la tormenta. Por lo tanto, es importante que maestros, monitores, entrenadores, árbitros, etc. tengan conocimiento del peligro del rayo y sepan actuar con celeridad.

2. En caso de tormenta, no dudes ni un instante ¡busca refugio! Al oír tronar o ver destella, hay que buscar refugio al instante. Aunque no llueva. Es igual, el riesgo ya existe. Todo el tiempo que se pierde a partir del momento en que hay amenaza de tormenta hace aumentar la exposición al peligro.

Calcula la distancia de la tormenta.   El sonido del trueno recorre 1 km cada tres segundos, en cambio el resplandor del rayo es casi instantáneo. Así, contando el número de segundos entre el relámpago y el trueno, y dividiendo el número por 3, tenemos una aproximación de la distancia a la que se encuentra la tormenta. Si el tiempo entre el rayo y el trueno cada vez es menor, la tormenta se está aproximando.

En actividades de grupo es necesario establecer un responsable del tiempo, que siga la situación meteorológica y que lidere el grupo a la hora de suspender la actividad en curso y buscar refugio en caso de tormenta. Los rayos pueden caer lejos de la tormenta, ya sea fuera del área de lluvia, e incluso más allá de la nube de tormenta. Por tanto, no podemos abandonar el refugio justo después de que pase la lluvia, ya que el peligro persiste. Se recomienda no dejar el refugio hasta 30 min. después de haber escuchado el último trueno.

¿Qué refugios son seguros? Lo son los vehículos cerrados (coche, autocar), los edificios (casa, piso, escuela, pabellón deportivo cerrado, refugio de montaña) en los que hay que cerrar las ventanas, desconectar los electrodomésticos y apagar la chimenea. No lo son los vehículos abiertos (bici, barca, tractor), las estructuras abiertas (glorieta, parada de bus), las tiendas de campaña o piscinas ni los árboles aislados. Un bosque no es del todo seguro pero es mejor opción que a campo abierto.

3.Si no puedes refugiarte, evita los lugares más peligrosos. Si no tienes tiempo de refugiarte y la tormenta te sorprende al aire libre, hay que minimizar la amenaza de verse afectado por el rayo. Hay que evitar los espacios abiertos, como pistas de atletismo, playas, parques, etc. También hay que evitar los objetos altos y aislados, como son árboles, farolas o postes de la luz. No te refugies nunca bajo un árbol. Todas las actividades acuáticas son peligrosas: sale de la piscina y sécate.

Si la tormenta te sorprende en la montaña, hay que evitar lugares altos como cumbres, pero también fondos de valle donde pueden haber avenidas de agua. Cuando hay signos de la formación de tormentas, hay media vuelta y buscar refugio en cotas más bajas.

4. Minimiza tu exposición al impacto de un rayo Si a pesar de todo te encuentras bajo la tormenta, aún estás a tiempo de tomar una serie de medidas para evitar atraer a los rayos. Hay una serie de indicadores que el rayo es inminente, como el pelo de punta o un zumbido como el que se siente debajo de una línea de alta tensión.

Si estamos en grupo, es necesario que nos dispersamos de manera organizada, sin correr y evitando situaciones de pánico. Nos quedamos a una distancia donde conservamos contacto visual y verbal. Puede parecer un contrasentido, pero si alguien se ve afectado, el resto del grupo lo podrá socorrer. Hay que tener presente que no nos afectará sólo un impacto directo, sino que el impacto del rayo genera unos gradientes de voltaje que puede afectar hasta a 40 metros del punto de impacto!

Hay que deshacerse del material metálico como piolets, bastones o mochilas con armazón y de objetos que hagan de efecto punta, porque pueden atraer los rayos. La mejor postura en caso de peligro inminente es agacharse de “cuclillas”. Es importante juntar los pies y taparse los oídos para protegerse del trueno.

5. Primeros auxilios La persona afectada por un rayo puede ser atendida inmediatamente, la descarga no permanece en ella. Puede presentar quemaduras, tener el sistema nervioso alterado y haber perdido la visión y la audición. El efecto más grave de una exposición al rayo es el de sufrir una parada cardiorrespiratoria. De hecho, si nos encontramos en una situación donde hay un grupo de personas afectadas, debemos ocuparnos primero de los que han quedado inconscientes, porque seguramente los podremos revivir con técnicas de reanimación. En cualquier caso hay que llamar a emergencias para pedir ayuda médica.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top