lunes , 20 mayo 2019
Inicio / Noticias / Historia y marcado de los mosquetones.

Historia y marcado de los mosquetones.

HISTORIA DE LAS NORMAS Y MARCADOS DE LOS MOSQUETONES

Marcados en el olvido

dd

 

Esas intrigantes siglas marcada en nuestros mosquetones de escalada  como la N y la L, despertaron nuestra curiosidad por la historia de las  normas y el marcado en los mosquetones de escalada, ya que sabíamos  solamente una pequeña parte de ella, pero no sabíamos con exactitud todo  lo que habían representado, o si lo sabíamos no estábamos seguro de si  era cierto o solamente formaban parte de la rumorología de la escalada,  por ello cruzamos email con medio mundo, desde las  maravillosas montañas de Las Dolomitas a la costa oeste de los Estados  unidos, pasando por los recuerdos inequívocos de Tino Núñez de finales  de los ochenta, pero cuanto más preguntábamos más incierto era todo y  más se estrechaba la salida al final del túnel de la rumorología,  finalmente después de mucho esfuerzo y esperas llego una de las mejores  respuesta, de la mano de Niccolo Guasti, el cual nos sorprendió con  pruebas irrefutables del Comité Alpino Italiano, que nos ayudaron a  reconducir esta pequeña investigación.ll

Inicios La Etiqueta de Seguridad «Safety Label» como marca, fue registrada en  suiza en 1964 y con carácter internacional en 1965 pero no fue hasta  1969 cuando se desarrollo la primera norma para mosquetones después de  ocho años de estudios llevados acabo por el Sr. Griffin junto con el  Laboratorio Nacional de Ingeniería de Glasgow. Estos estudios  determinaron que los mosquetones tenían que tener una resistencia, en su  eje mayor con el cierre abierto de 11kN y en su eje mayor con el cierre  cerrado 
de 22kN.

revcms_render_image

Estos primeros valores exigidos en los mosquetones de escalada venían  de la búsqueda por parte de la UIAA de unos requisitos de seguridad  extraordinarios, que garantizaran la seguridad de los escaladores en  cualquiera de las situaciones posibles que se pudieran dar en escalada,  la elección de que un mosquetón resistiera 22kN venía dada del  razonamiento lógico, de que una cuerda que cumpliera con los requisitos  de seguridad de la UIAA, nunca podría trasmitir mas de 12kN al  escalador. Este concepto unido al efecto polea que sufren los  mosquetones en escalada, les daba el valor ideal de resistencia que  tendrían que cumplir dichos mosquetones: 22 kN. Mientras que el valor de  11kN hay que reconocer que fue elegido desde el desconocimiento del  efecto whiplash o de las aperturas accidentales de los mosquetones  en  contacto con la roca durante las caídas en escalada, situaciones poco probables pero que hoy día conocemos de su  existencia, aun así éste ha sido el valor más alto que ha registrado  este aspecto de la norma a lo largo de toda su  historia. Este valor  determinaba el tamaño y el peso del mosquetón y fue elegido como  resultado de la fortaleza que representaban los mejores mosquetones de  la época.

Un cambio en la norma Pero en la práctica los «mosquetones UIAA», no fueron muy bien acogidos  entre los escaladores por su excesivo peso, por ello en 1979 con la  intención de hacer los «mosquetones  UIAA» mas ligeros y manejables, y  teniendo en cuenta que no se habían registrado roturas de mosquetones en  los últimos años incluso en aquellos mosquetones que presentaban  características inferiores, la comisión de seguridad de la UIAA decidió  disminuir la resistencia exigida de 11kN en su eje mayor con el cierre  abierto a 9kN. Esto junto con la mejora de la producción de los  mosquetones de aluminio (7075) así como la aparición de los primeros  mosquetones de duraluminio en 1980 revolucionó el mundo de la seguridad  en la escalada.

revcms_render_imag

Aparición de los primeros tipos de marcado Durante prácticamente 20 años los escaladores sólo conocieron un tipo de  marcado de seguridad en sus mosquetones de escalada: el marcado UIAA.  Pero en 1987 en la ciudad de Leeds al norte de londres, la Comisión  Técnica de Seguridad de la UIAA, aprobó unos nuevos requisitos de  seguridad y métodos de ensayos para un nuevo tipo de mosquetón. Esto  hizo que por primera vez existieran dos tipos de marcado UIAA en los  mosquetones, uno para aquellos que cumplieran los requisitos de  seguridad acordados en 1979 en la ciudad de Venecia, los cuales en esta  nueva ocasión fueron definidos como «mosquetón de resistencia normal»  (N) y el nuevo tipo de mosquetón aprobado en Leeds y denominado como  «mosquetón de resistencia media» o «Light» (L), estos presentaban claros  requisitos diferentes de resistencias (ver imagen).

La decisión de la UIAA de crear este nuevo tipo de mosquetón con unos  requisitos de resistencias inferiores a su predecesor, viene dada por  dos motivos principales, proporcionar un mosquetón aún más ligero y al  mismo tiempo adaptar los requisitos de resistencia y seguridad de la  UIAA a la realidad existente, ya que se había comprobado que la fuerza  de choque máxima de 12kN exigidas a las cuerdas de escalada eran valores  obtenidos en laboratorio en condiciones extremas que no se dan  normalmente en escalada (aseguramiento fijo, cuerda bloqueada). Esto  hizo que uno de los principales pilares que influían en la resistencía  que tenía que tener un mosquetón se desmoronase. Por lo tanto este nuevo  tipo de mosquetón con una resistencia de 20KN en su eje mayor con el  cierre cerrado, era una muy buena propuesta en principio para un gran  numero de situaciones, lo cual colmaría las demandas de ligereza que  exigirían las nuevas generaciones de escaladores.

Pero la disminución de este requisito de resistencia en su eje mayor  con el cierre cerrado de 20KN, venían acompañados de la correspondiente  disminución del resto de requisitos de resistencia exigidos, las  disminución de estos valores fueron muy criticados, ya que  los  6kN  mínimos exijidos de resistencia en su eje mayor con el cierre abierto  eran insuficientes, bajo la existencia de las diferentes posibilidades  que se conocían de que un mosquetón pudiera abrirse y luego romper bajo  la tensión producida por una caída.

Esta posibilidad quedo demostrada a finales de los 80 con los  primeros accidentes por roturas de «mosquetones UIAA»  en escalada, como  consecuencia de  la caída del primero de cuerda, ya que al examinarlos  no presentaron ningún tipo de deformación en la palanca. Estos  accidentes, no pueden ser culpados a la UIAA, pues ellos sólo abrieron  la puerta a la posibilidad de la existencia de diferentes tipos de  mosquetones, acordes a las necesidades reales y a las diferentes  situaciones que se podían dar en la práctica de la escalada.

Actualmente la escasa formación así como el desconocimiento del  marcado y de las normativas que nos ayuda a hacer una elección correcta  del material, sigue creando un sinfín de accidentes. Un gran ejemplo de  esto es el caso del posicionador de artificial Quickfix de la marca  Petzl, el cual con tan solo 150 kilogramos de resistencia ha sido todo  un éxito de ventas, asesorado por vendedores inespertos y buscado por  los escaladores por sus cómodas prestaciones, se ha podido ver como  incorrecto cabo de anclaje en la mayoría de las escuelas de escalada de  este país. Finalmente, después de alguna que otra campaña de Petzl,  explicando su utilidad real y los peligros que conllevaba para la  practica de la escalada, el señor Paul Petzl ha tenido que retirar este  genial invento, viendo que estas generaciones no han cambiado respecto a  las anteriores y siguen sin  leer la ficha técnica del producto.

Curro Martínez
Gracias a la colaboración de la Comisión Técnica de la EAAM, Martina  Sepp  (Museo Alpino Aleman), Daved Custer (UIAA) Tino Nuñez  (EMAM), Alfonso Egea ( Thech Rock), Jose Isidro (Ruler) y en especial a  Niccoló Guasti.]

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top