domingo , 21 julio 2019
Inicio / Noticias / «El Señor del Hielo» Nueva ruta en Peña Montañesa en recuerdo de Iñaki Cabo.

«El Señor del Hielo» Nueva ruta en Peña Montañesa en recuerdo de Iñaki Cabo.

Albert y Cecilia Buil retoman esta vía empezada por Inaki y esta ultima ,en la cara Oeste de Peña Montañesa. Albert en su blog nos cuesta una bonita historia ,donde una seria de circunstancias determinan la apertura de este magnifico itinerario.

http://albertganxets.blogspot.com.es/
Dos años antes, en el 2002, había visitado la cara Oeste de la Montañesa con la intención de repetir la ruta de otro incansable explorador, Armand Ballart, quien trazaría la  Normal de Punta Sola en una enorme aguja adosada a Peña Montañesa. Casi tres horas y media nos costó encontrar la ruta. Durante esa aproximación descubriría dos cuerdas estáticas enfilando hacia dos diedros sugerentes.
Eran de Iñaki y Cecilia.

 

Iñaki se fue y las cuerdas allí quedaron durante más de 10 años, aguardando a que alguien remprendiera el trabajo iniciado.

Joana exultante de alegría después de chapar un bolt alejado en el 5 largo

En verano del 2011 regresé a Punta Sola con Marc Vilaplana para abrir la Serial Driller.
Durante 4 o 5 días recorrimos en nuestras idas y venidas la base de la pared Oeste para trabajar en la ruta, y a cada paseo esas dos cuerdas estáticas nos lanzaban cantos de sirena.
Marc iniciaría entre ambas una nueva ruta acabada este año, Caminant, con Ignasi, posiblemente una de las mejores líneas en su grado, demasiado difícil para mí.

Las estáticas seguían flasheando en mi cabeza, me obsesionaban.
Acabé llamando a Cecilia:
Oye Cecilia, ¿ te importaría que acabase una de esas líneas ?
¿ querrías venir ?

Respuesta afirmativa: excitación.

Siete días de trabajo y de goce repartidos en dos años hasta concluir El Señor del Hielo, una vía soberbia imaginada por Iñaki y Cecilia en uno de los muros más fanáticos del prepirineo.

Comparte escenario con lo más duro y salvaje de Montañesa: Sin Casa sin perro, Ver Venir, Caminant, auténticas obras de arte al alcance de pocas cordadas.

La nuestra desprende un tufillo algo más comercial, más «shakira» que diría Toti, con chapas en los pasos complicados. Aun así os obligará a escalar, os exigirá un repertorio de movimientos variados, un baile con la roca donde exhibir vuestra riqueza gestual.

Toti danzando relajado. Los dos días anteriores se zampó Caminant y Ver Venir.
Esto era un juego de niños

La roca, sputnik, como sólo Montañesa es capaz de dar.

Final del tercer largo, el que más esfuerzos nos costaría de abrir.
Desestimamos el recorrido inicial y abrimos dos líneas distintas tratando, en vano, de encontrar un camino fácil.
Dos metros imposibles (para mí) que son fuente de frustración. No supimos. Quizás la Montañesa no nos dejó…
¡Cómo me hubiera gustado solucionar la excesiva dificultad de ese tramo !

El lugar, imaginadlo… si los más enfermos de la vertical han querido dejar su impronta

Gracias Cecilia por compartir este viaje.
A los amigos que nos habéis ayudado, gracias por estar ahí.
Gracias, Montañesa, por concedernos estos regalos.

A Iñaki, un saludo donde esté

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top